Está aquí: HomePastoralPIJMSemar
Instituto Champagnat Pasto
Carrera 14 # 15-28. Tel: 7212086

Semar

“Sembrando y regando – Semar nos va formando”

Es un movimiento para niños y niñas entre 8 a 11 años de edad, donde se afianzan los valores de aceptación, compañerismo, amistad y solidaridad a través de la metodología del aprender jugando, haciendo vivo el Espíritu de Marcelino y la misión de Jesús de construir Comunidad al estilo de María.

JUSTIFICACIÓN

Semilla: Embrión en estado latente encerrado en un fruto y que tras la dispersión y germinación, da una nueva planta.

Marista: Significa “El amor derramado en nuestros corazones por intersección del Espíritu Santo nos hace compartir el carisma de Marcelino. Este mismo amor impulsa todas nuestras energías hacia el único fin: SEGUIR A JESUS, como María y en comunidad”.

OBJETIVOS

  • Capacidad de ayudar al niño a conocerse, aceptarse y poseerse.
  • Entender que contamos con una propuesta que nace de un proceso de formación en valores a través del juego, que cada sendero cuenta con un valor a desarrollar, pero ese valor anida en su interior el desarrollo de muchos más que van de la mano con el principal.
  • Capacidad de saber respetar los ritmos de maduración propios de cada semilla. De hacer responsable al niño para asumir en primera persona el propio camino de formación.
  • Ayudar al niño a que tome decisiones, responsabilidades y corresponsabilidades, según su edad y su enriquecimiento en el proceso formativo.
  • Saber discernir que los itinerarios son propuestas que pueden ser modificados en base a la realidad que están viviendo las semillas.
  • Poner en práctica desde el inicio de los senderos los cuatro momentos que contienen la catequesis, servicio, comunión y espiritualidad.
  • Tener especial cuidado con las vivencias de espacios de espiritualidad (oraciones de parcela, personal, de los alimentos, etc) y porque no decirlo, ejercitarse en el Agua de Dios.

ETAPAS

- Labrado se centra en enamorar a las semillas de la propuesta que tenemos para ofrecerles que su acompañamiento.

- Arado centra sus fuerzas en acompañar el desarrollo del valor de aceptación no sólo del movimiento como tal, sino también de la aceptación de si mismo que su acompañamiento debe desarrollarse con la lista de asistencia, la ficha personal de las semillas, desde el diálogo con la familia, el desarrollo de las temáticas y ejercicios que me permitan descubrir ¿quiénes son?, de observación y de mantener un cuaderno de anotaciones como Sembrador.

- Siembra produce y exalta el valor del compañerismo que implica a los demás, los más cercanos que exige un acompañamiento personal de diálogo permanente con las semillas en sus espacios (recreos, salidas y entradas de la escuela), un diálogo y visita a sus hogares – familia, que significa hacer negociaciones para ayudarse en la tarea.

- Cosecha nos pide desarrollar el valor de la solidaridad y entendamos que necesitamos hacer algo acorde a la edad que poseen, en este sendero el acompañamiento se da en forma grupal, con exigencias propias del proceso.

sample